Artrosis

La artrosis a menudo se llama ‘enfermedad degenerativa de las articulaciones’, pero es, de hecho, una enfermedad reumática. También puede afectar a los jóvenes, y no todas las personas que padecen esta enfermedad, sufren síntomas. La artrosis puede ocurrir en todas las articulaciones, de la mandíbula hasta las vértebras, las caderas y las manos. La mayoría de la gente realmente no tiene molestias hasta después de su quincuagésimo año de vida.

Signos y síntomas

Las articulaciones cambian de forma visiblemente. La posición de los huesos es menos que óptimo y surgen distorsiones, que van acompañadas de dolor crónico.

Causa

La causa real de la artrosis es desconocida. En la artrosis, el deterioro del cartílago hace que los extremos de los huesos vienen a estar directamente el uno sobre el otro. Esto provoca variaciones en el hueso subyacente y afecta a la calidad del mismo.

Entonces, el cuerpo trata de aumentar la superficie de apoyo, lo que produce osificaciones, que a menudo son visibles desde el exterior. Esto hace el movimiento doloroso, e incluso pueden romper pedazos de hueso, lo que causa aún más dolor. Desafortunadamente, menos ejercicio conduce a la rigidez, los músculos débiles y una forma física baja.

Diagnóstico

Por las deformaciones visibles características, la artrosis es diagnosticada bastante fácilmente. Además, las radiografías también ofrecen mucha claridad. El hecho de que se puede ver la artrosis en una radiografía no significa que alguien realmente experimenta problemas.

Tratamiento

La artrosis en sí misma no es curable, pero los síntomas pueden ser tratados. En varios estudios, los pacientes con dolor debido a la artrosis han sido tratados con la PEA. El dolor a causa de la artrosis disminuyó tanto en las articulaciones pequeñas como en las articulaciones grandes.

Además, a pesar del dolor, es importe continuar moviéndose, de manera que las articulaciones se mantienen lo más flexibles posible. También es importante observar el peso, ya que cuanto más son gravadas las articulaciones, peor son los síntomas.

 

Artrosis: más detalles

La artrosis es la enfermedad articular más común. Una articulación es, en pocas palabras, el lugar donde dos huesos se juntan, por ejemplo, a nivel de la rodilla o del codo. En el hueso hay cartílago: un tipo de capa protectora, que actúa como un absorbedor de choques. Con el tiempo, esa capa protectora puede desaparecer por desgaste, generalmente como resultado de la sobrecarga. Entonces se habla de la artrosis. El hueso se endurece y, finalmente también puede haber un crecimiento del hueso. La artrosis se refleja principalmente en las manos y los pies, en el cuello, la espalda baja, las caderas y en las rodillas. La enfermedad se acompaña de dolor y rigidez en ciertos movimientos, como caminar, agacharse o manejando objetos pequeños. Los pacientes con artrosis severa en las rodillas o las caderas, a veces sólo pueden andar con mucha dificultad.

Típico de la artrosis es el dolor al empezar a moverse: los primeros pasos después de larga inacción son difíciles, pero luego va bien. Incluso después de la carga prolongada, por ejemplo trabajar en el jardín, el dolor puede surgir, para desaparecer después de un tiempo de descanso. Los pacientes también pueden tener un repentino empeoramiento de la artrosis, en que se inflama la articulación, duele y se produce una hinchazón. Esto puede ocurrir después de una fuerte sobrecarga, por ejemplo después de un trabajo físico o esfuerzo pesado.

Durante el proceso de la artrosis también se forman salientes en el hueso. Las articulaciones son cada vez más gruesas, tendrán una forma extraña y se forman bultos visibles. Estos bultos son la causa de que el movimiento se hace doloroso. Además, los huesos durante el movimiento se frotan uno contra otro, lo que hace las superficies del hueso aún más ásperas. Incluso pueden romper pequeños pedazos de hueso (‘ratones articulares’), que aún causan más dolor.

La artrosis es una enfermedad reumática que se produce tanto en jóvenes como en ancianos. El diagnóstico de la artrosis se hace sobre la base de los bultos característicos que se ven a través de la piel, así como sobre la base de las radiografías de las articulaciones. En muchas personas de más de cuarenta años de edad las radiografías ya muestran señales de la artrosis, especialmente en la columna vertebral y las grandes articulaciones que soportan peso, como las caderas y las rodillas.

Las radiografías forman la fuente más fiable para el diagnóstico de la artrosis. Ya que proporcionan información sobre la estructura de los huesos.

Signos y síntomas

  • Formas alterándose visiblemente de las articulaciones.
  • La formación de nódulos y bultos.
  • Problemas de movimiento.
  • Rigidez, rigidez matutina y cuesta trabajo empezar a moverse.
  • El dolor crónico, especialmente durante el movimiento de la articulación afectada.

 

No todas las personas con síntomas padecen problemas, problemas de movimiento o dolor. La artrosis puede ocurrir en todas las articulaciones; de las articulaciones de la mandíbula a las articulaciones de la columna vertebral, las manos, las rodillas y las caderas.

Causa

La causa de la artrosis no es conocida. Lo que sí se sabe es lo qué sucede con las articulaciones. El desgaste del cartílago hace que los extremos de los huesos vienen a encontrarse directamente uno sobre otro. Esto da como resultado desviaciones del hueso subyacente. En la artrosis predisposición genética puede jugar un papel. Esta ocurre a una edad más temprana y en más articulaciones. La sobrecarga también puede formar una causa, por ejemplo por el sobrepeso o por hacer demasiado ejercicio.

La artrosis en la mayoría de las veces se desarrolla gradualmente y poco a poco se empeora con la edad. La afección puede permanecer estable durante años, pero hay excepciones. Por ejemplo, alguien que ha tenido una fractura de una articulación puede desarrollar la artrosis severa en pocos años. Algunos pacientes tienen poliartrosis: tienen una menor calidad de cartílago, por lo cual con el tiempo varias articulaciones se afectarán.

La artrosis puede ocurrir después de una lesión anterior o daños incurridos en o alrededor de una articulación. Eso puede ser una inflamación causada por ejemplo, por la artritis reumatoide, un hueso roto o un menisco dañado o debilidad de los ligamentos. Así pues, la articulación se ha vuelto menos estable y por lo tanto más propensa a las lesiones y la artrosis.

Otros factores que pueden afectar el hecho de que se padecerá la artrosis son la carga pesada durante mucho tiempo de las articulaciones, por ejemplo a causa del sobrepeso, el trabajo físico pesado, hacer deporte demasiado y demasiadamente duro u otras enfermedades de las articulaciones, como la artritis reumatoidea, la gota y/o seudogota.

Tratamiento del dolor

Por desgracia, la artrosis no se puede curar, pero el dolor sí se puede tratar. En varios estudios, pacientes con dolores causados por la artrosis han sido tratados con la PEA. Tanto en caso de dolores causados por la artrosis en las articulaciones grandes, como de dolores causados por la artrosis en las articulaciones pequeñas responden positivamente al tratamiento con la PEA.

La PEA es un remedio 100% natural. Para sacar el máximo partido a la PEA, se recomienda utilizar la PEA durante al menos 2 meses. Si después de un mes se siente que la PEA todavía no actúa de manera óptima, eventualmente puede doblar la dosis. El uso de la PEA durante dos meses es un período de evaluación realista. Después de estos dos meses, puede determinar los próximos pasos. Después de todo, una parte de los pacientes puede reaccionar más lentamente debido a que la acción de la PEA se lleva a cabo a través de los mecanismos naturales del cuerpo.

Los dos productos más conocidos de PEA en el mercado son PeaPure, producido por JP Russell Science Ltd., un suplemento que se puede pedir desde cualquier parte del mundo, y Pastillas de PEA, producido por Epitech Group S.r.l., un preparado italiano que es obtenible en farmacias en, entre otros países, Italia y España.

Además, manténgase en movimiento tanto como sea posible. A pesar de que duele, de esa forma las articulaciones siguen siendo flexibles. También debe prestar atención a su peso, el sobrepeso conduce a un exceso de carga en las articulaciones y puede causar aún más dolor.

Leer más sobre la PEA, el tratamiento natural de dolores causados por la artrosis

FUENTES

di Marzo V, Skaper SD. | Palmitoylethanolamide: biochemistry, pharmacology and therapeutic use of a pleiotropic anti-inflammatory lipid mediator. [Palmitoiletanolamida: la bioquímica, farmacología y uso terapéutico de un mediador de lípidos antiinflamatorio pleiotrópico]| CNS Neurol Disord Drug Targets. 2013 Feb 1;12(1):4-6.

 

Instituut neuropathische Pijn | Palmitoylethanolamide (PeaPure, Pastillas de PEA): pijnstillend en ontstekingsremmend, de essentie [Instituto para el dolor neuropático | La palmitoiletanolamida (PeaPure, Pastillas de PEA): analgésica y antiinflamatoria, la esencia]

Copyright © 2017 – Suplementos y nutracéuticos puros